Vamos a explicarte ¿Cómo funciona la mediación? En el post de la semana pasada te explicábamos qué ventajas tiene la mediación como alternativa más aconsejable para resolución de conflictos entre personas o entidades. Suponiendo que de ese post ya saliste convencido/a de utilizar esta herramienta para lograr tu mejor salida a ese problema o diferencia que no logras conciliar, ahora vamos a darte la información que necesitas, de cara a iniciar este proceso.

  • ¿A qué solución tengo que llegar?
  • ¿Cómo actuará el mediador?
  • ¿Qué va a pasar?
  • ¿Qué tengo que decir o aportar?

No te preocupes. Es perfectamente normal que tengas estas dudas tratándose de un proceso nuevo para ti. Este tipo de cuestiones son las que vamos a resolver juntos en este post.

te explicamos cómo funciona la mediación

¿Cómo funciona la mediación?

Te vamos a explicar cómo funciona la mediación para que sea una experiencia satisfactoria para ti que la has elegido.

Refrescamos la definición de mediación, que nunca está de más:

La mediación es un proceso de resolución de conflictos, donde ambas partes que tienen una diferencia a resolver, se unen para encontrar una solución de manera conjunta y participada. El proceso está asistido por un mediador, que es una persona imparcial que ayudará a transitar los pasos necesarios para llegar a esa solución.

La mediación es un entorno amigable

En la mediación, tú participas. Se te escucha y formas parte de la solución de principio a fin. A diferencia de un juzgado, donde un juez impone una solución a ambas partes que deberá acatarse sí o sí, en la mediación, las partes toman el control del problema y plantean la solución. El propio mediador está, no para juzgar, sino para impulsar ese acuerdo. No estás obligado a llegar a acuerdos, por lo que puedes tener la libertad de expresar ideas creativas.

En la mediación, los implicados trabajan de forma activa en la solución. No se obtiene una sentencia impuesta sino una salida pactada. Clic para tuitear

La mediación es explicada

Hay una primera sesión informativa. Es decir, no tienes que plantearte documentación, tu relato de los hechos, argumentos… Puedes estar tranquilo/a. En una primera sesión el mediador se va a sentar contigo y te va a explicar todo el proceso.

Después firmamos el acta inicial de la mediación, donde las partes expresan su deseo de iniciar la mediación.

¿Cuánto dura una mediación?

Depende. Esta respuesta es así de abierta, porque abierto es el proceso de la mediación. En un juzgado te dan un plazo y ese día se resuelve etc. Pero en la mediación, se tarda tanto como complejo sea el problema, número de partes implicadas; disposición de las partes a mostrarse conciliadoras y dar pasos de aproximación… Todo eso determina que se acabe antes o después. Una vez más, tú puedes influir con tu actitud proactiva o no en que el proceso sea más o menos ágil. De media, entre 5 y 10 horas pueden resolver perfectamente un conflicto entre dos personas cuando la disposición es permeable al acuerdo.

El formato de la mediación

Consiste en reuniones. El mediador se reúne con ambas partes a la vez, o bien con cada una de las partes por separado, dependiendo del clima de la relación. Por tanto el hecho de que las espadas estén en todo lo alto en un momento inicial, no nos debe arrojar a los brazos del juzgado sí o sí.

El contenido de las reuniones son conversaciones. El mediador trabaja para que esas conversaciones sean productivas, es decir, que dialoguemos con libertad pero solo digamos cosas que atañen a la cuestión. La solución es el objetivo y no se pierde el rumbo.

El acta final de mediación

Terminadas las reuniones, el mediador va a elaborar un documento donde va a recoger por escrito los acuerdos alcanzados por las partes y, si estas están de acuerdo, firmarán el acta reconociéndolas como válidas.

Tiene un efecto como si fuera un contrato privado. En casos civiles y mercantiles podemos elevarlos a documento público con un notario. Si está ya el asunto sobre el que mediamos, discutiéndose en un juzgado, estos acuerdos podrían ser homologados por el juez, como un título ejecutivo que significa que tiene el mismo valor que una sentencia. El juez daría orden de su cumplimiento sin necesidad de celebrar juicio.

 

Photo by Christina Morillo from Pexels

close

NUESTROS ARTÍCULOS EN TU CORREO ELECTRÓNICO

CUANDO TENGAMOS NOVEDADES EN NUESTRO BLOG, TÚ LAS TENDRÁS EN TU CORREO

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.