Incumplir el régimen de visitas es tristemente frecuente en nuestra sociedad. Tenemos decenas de miles de divorcios al año, muchos de ellos con hijos menores de edad, que implican la asignación de un régimen de visitas al progenitor no custodio, esto es, que no vive con ellos de forma cotidiana.

Incumplir el régimen de visitas

Esta situación, a priori (y en la mayoría de los casos) se desarrolla de forma pacífica y bien ejercida, pero en muchos casos es motivo de disputas en el ámbito familiar que acaban salpicando a los hijos y dando lugar a no pocos desaires entre los ex cónyuges.

Incumplir el régimen de visitas

Ese incumplimiento puede venir por dos vías:

  • El progenitor que tiene asignado el régimen de visitas no se presenta, lo incumple.
  • El progenitor custodio obstaculiza el disfrute de ese régimen al progenitor no custodio

Pues bien, lo que nos preguntamos hoy es si incumplir el régimen de visitas puede acarrear indemnización al perjudicado. Veamos con detenimiento este caso.

La situación actual al Incumplir el régimen de visitas

Hemos de señalar que en el actuar diario en tantos casos de familia, vemos que hay cierta lasitud al respecto. Se dan muchos incumplimientos del régimen de visitas, pero no se aprecian consecuencias firmes al respecto. Esto desemboca en que muchos niños están creciendo sin la relación con uno de sus progenitores y que muchas personas se ven totalmente encargadas de la crianza de niños pequeños sin la menor asistencia del otro progenitor.

Cabría desear para el futuro, medidas más contundentes para censurar tales comportamientos.

Horizonte indemnizatorio

Desde luego está por explorar. En países de nuestro entorno, ya se dan sentencias a favor de progenitores no guardadores, que no podían disfrutar del tiempo asignado por convenio para estar con sus hijos, por la acción obstaculizante del otro progenitor. Estos progenitores, sin embargo, si están perfectamente obligados a cumplir con el pago de la pensión de alimentos, pese a no disfrutar del tiempo con sus hijos.

De igual forma, merece actuarse con más contundencia en casos de similar incumplimiento en sentido contrario. Es decir nos referimos a los casos en los que el padre no guardador no acude a ejercitar esa obligación de visita a los hijos. Cuando esto sucede, los hijos sufren un rechazo emocional y además las posibilidades de conciliación del progenitor guardador o custodio son inarticulables, por tener la permanente atención puesta sobre el menor.

 ‎👉 Lo qué sí podemos hacer

En el caso de parecer un incumplimiento del régimen de visitas por parte de cualquiera de los dos progenitores lo que sí podemos hacer es documentar el caso, poner una denuncia puntual para dejar constancia fehaciente de los hechos en cada ocasión y ponerlo en manos de nuestro abogado a fin de solicitar una modificación de medidas.

Tras un divorcio se establece un convenio regulador donde se recogen las medidas a partir de las cuales se va a articular la vida familiar partir de ese momento. Con una modificación de medidas no haremos más que solicitar al juzgado una nueva redacción de ese convenio amparada en el incumplimiento sistemático del que está en vigor.

Con ella tal vez no tendremos una indemnización en forma económica, pero tal vez tengamos algo mucho mejor, Como por ejemplo unas medidas de custodia más favorables a nuestro interés o Incluso, un cambio de custodia.

close

NUESTROS ARTÍCULOS EN TU CORREO ELECTRÓNICO

CUANDO TENGAMOS NOVEDADES EN NUESTRO BLOG, TÚ LAS TENDRÁS EN TU CORREO

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.