Resolución de Conflictos

Mediación Familiar

Buscamos la solución más adecuada a su conflicto.

¿Qué asuntos se pueden someter a Mediación?

 

Los asuntos que pueden ser sometidos a Mediación Familiar, entre otros, son los siguientes:

  • Convenio Regulador.

  • Ejercicio de la patria potestad.

  • Determinación de la persona bajo cuya guarda han de quedar los hijos.

  • Régimen de visitas del progenitor que no conviva con los hijos y otros familiares.

  • Atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.

  • Liquidación del régimen económico matrimonial.

  • Pensiones.

  • Desavenencias entre padres e hijos.

En resumen, se pueden someter a un proceso de mediación prácticamente todos los asuntos en los que las partes tengan plena disponibilidad de sus derechos. 

.

Ventajas de la Mediación

Algunas de las ventajas de la Mediación Civil y Mercantil son las siguientes:

La evitación de los procesos de separación o divorcio.

Un procedimiento más corto y más económico que el seguido en un juzgado.

Minimiza en los hijos los problemas derivados de la separación o divorcio, evitándoles culpabilidades, protagonismos y manipulaciones. Los hijos sienten protegidos por ambos padres, aumentando su autoestima y seguridad.

Disminuye el coste afectivo, emocional y económico de los procesos de familia.

A los abogados les permite centrar su trabajo en la configuración legal de los acuerdos que se presentan ante el juez, evitándoles las continuas actuaciones judiciales tan frecuentes en los procesos contenciosos y, a la larga y en muchos casos, la insatisfacción de sus clientes.

Que las partes se comuniquen en un clima de colaboración y respeto.

Mantener una vía de diálogo abierta entre todos los miembros de la familia. 

Aunque se acabe el matrimonio la familia continua en su plena vigencia.

Desaparecen sentimientos derivados del dicotomía ganador/perdedor, se evitan dinámicas de negativización del otro, se favorece la flexibilidad y la colaboración ante posibles cambios e incidencias.

Desaparecen sentimientos derivados del dicotomía ganador/perdedor, se evitan dinámicas de negativización del otro, se favorece la flexibilidad y la colaboración ante posibles cambios e incidencias.

Desaparecen sentimientos derivados del dicotomía ganador/perdedor, se evitan dinámicas de negativización del otro, se favorece la flexibilidad y la colaboración ante posibles cambios e incidencias.

Favorecer el bienestar de los hijos.

Que sea la propia pareja la que decida sobre los términos de su separación, y no sea un tercero, un juez.

Que los acuerdos que se consensuen sean duraderos, evitando nuevos procedimientos judiciales.

Conservar unas adecuadas relaciones familiares con otros miembros de la familia como abuelos, primos, etc.