Te preguntas qué significa obrar de buena fe en casos relativos a ley de segunda oportunidad. Aunque es una pregunta técnica jurídica con bastantes aristas no podemos decir que sea una cuestión menor. Tanto es así que obrar de buena fe resulta determinante para obtener una estimación positiva cuando tratamos de acogernos a un procedimiento de ley de segunda oportunidad para cancelar nuestras deudas.

obrar de buena fe y ley de segunda oportunidad

Obrar de buena fe

Cuando decimos obrar de buena fe nos estamos refiriendo a proceder rectamente. La ley de segunda oportunidad se aprueba en España en 2015 buscando dar una alternativa a personas cuya economía se ha malogrado bien por un despido, bien por una quiebra de su negocio… Pero no debido a un comportamiento negligente por su parte sino a la concurrencia de factores que lo han llevado a esta situación contra su voluntad y contra su recto proceder.

Lo anterior significa que la ley de segunda oportunidad tienes aplicación por ejemplo para aquellas personas que tenían un negocio sensatamente administrado, pero que tuvo que cerrar sus puertas debido al estado de alarma provocado por la pandemia del coronavirus. Cancelada toda entrada de ingresos, se dificultaba el cumplir con sus compromisos de pago. Tristemente este es un espejo en el que hoy se puede mirar muchos autónomos y muchas familias. Pero a esa situación de insolvencia llegaron por factores sobrevenidos, o lo que es igual, ajenos a su control e imposibles de predecir. No pudieron hacer nada para evitar verse en esa situación. No llegaron ahí por su negligencia ni por sus malas decisiones. Obraron de buena fe y hoy son insolventes. Estos autónomos podrían acogerse a un procedimiento de ley de segunda oportunidad.

Lo mismo sucede para aquel particular —trabajador por cuenta ajena— que pierde su empleo por causas objetivas durante o a causa del Estado de Alarma. De nuevo tristemente estamos ante un escenario común en este año 2021. Esa persona tenía un sueldo razonablemente equiparado con su nivel de gasto y endeudamiento mensual. Hipoteca, un préstamo para pagar su automóvil que avanzaba favorablemente pagando religiosamente y su cesta de la compra habitual un ciudadano normal y corriente sin un endeudamiento extraordinario ni un nivel de caprichos absurdo para su nivel de ingresos. Pero al perder su nómina —única fuente de ingresos— ya no puedo hacer frente ni siquiera a ese endeudamiento tan coherente que tenía. De nuevo estamos ante ejemplos de personas que obraron de buena fe.

Como hemos visto, se considera que una persona ha obrado de buena fe cuando llega a esa situación de incapacidad financiera no por efecto de su negligencia sino a causa de circunstancias ajenas a su control. Clic para tuitear

Qué no es obrar de buena fe

Como hemos visto, se considera que una persona ha obrado de buena fe cuando llega a esa situación de incapacidad financiera no por efecto de su negligencia sino a causa de circunstancias ajenas a su control.

Cuando una persona sistemáticamente gasta más de lo que ingresa, aborda compras imposibles para su nivel de ingresos, no es prudente en su actuar financiero, se endeuda sin el menor reparo, tira de tarjetas de crédito con demasiada alegría y en conceptos que nada tienen que ver con la rentabilidad sino con el ocio y con caprichos… esa persona tiene más difícil acceder a un procedimiento de Segunda Oportunidad, porque esta Ley no es jauja, o lo que es lo mismo, no es un cajón de sastre donde se nos dice gaste usted como si no hubiera un mañana que si no se puede pagar se cancela y a volver a empezar.

No. La ley de segunda oportunidad no es eso.

Especialistas en ley de segunda oportunidad

Si necesitas el asesoramiento de especialistas en tramitación de tu procedimiento de Ley de Segunda Oportunidad para la cancelación de tus deudas, por favor ponte en contacto con nuestro despacho y te ayudaremos.

Realizaremos una primera valoración de tu situación y te orientamos acerca de tus posibilidades de éxito al solicitar un procedimiento de ley de segunda oportunidad.

close

NUESTROS ARTÍCULOS EN TU CORREO ELECTRÓNICO

CUANDO TENGAMOS NOVEDADES EN NUESTRO BLOG, TÚ LAS TENDRÁS EN TU CORREO

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.